México dará el grito en septiembre con dos posibles sinodales de clase mundial, para prepararse con todo de cara al magno evento.