El mejor jugador de fútbol americano de todos los tiempos pasará del campo a las gradas para ejercer su nuevo trabajo.