El peleador irlandés parece querer tomar justicia por mano propia e intentó comprar información sobre el asalto a su propiedad.