Los "Saints" han sufrido en carne propia la letalidad del delantero mexicano. Es el equipo al que más daño le ha hecho desde su llegada.