El técnico de Tigres deja en claro que aprendió a desechar “lo que no me servía”.