Los dos jugadores brillaron en Tokyo 2020, pero en la actualidad sus equipos están desesperados por deshacerse de ellos.