Luego de dos años y medio de relación laboral, el centrocampista belga ha decidido que no quiere jugar más para el conjunto blanco.