De concretarse la salida de Ousmane Dembélé, el Barça se habría desecho de sus tres fichajes más caros en tan sólo seis meses.