Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: La pasión y la alegría

MADRID, España.- Se podrá despotricar en contra de la pandemia, del mal presagio de unas mascarillas que intentan perdurar en el tiempo, en las calles, en los negocios y en los sitios comunes. Sin embargo, y a pesar de ello, el fútbol de a poco va demostrando que puede doblegar la tristeza de esos estadios vacíos, donde la pelota ha ido de a poco reconvirtiendo el hábitat con una mayor convicción de alegría que miedos cercanos a la duda.

 
La fuerza del balón trasciende finalmente las fronteras del temor y permite disfrutar a casa llena el abrazo que la sola mirada provoca entre aficionados de un mismo equipo en los comentarios, el aliento y lo que proyecta el grito liberador de un gol o los vítores que provoca una jugada con peligro sobre la portería del adversario.
 
 
El tema no se centra tanto en la victoria de una camiseta o en el aplauso de una acción, sino en el desahogo que provoca la libertad de disfrutar de un espacio propio que permite la ilusión de volver a ser feliz. Esa sensación de gradas repletas que vemos en la Premier League, en la Bundesliga y demás torneos importantes de Europa que ahora LaLiga comienza a imitar, nos dan una alternativa de aire puro que reconforta a través del fútbol esa agradable sensación que propone este juego.
 
Tendríamos que agradecer la comprensión del hincha, de quienes han debido contenerse frente a la adversidad para ser recompensados, o debiera decir comenzar a ser recompensados tras un largo y tedioso tiempo de abstinencia futbolística en los estadios.
 
Old Trafford, el Camp Nou, el Etihad Stadium, Wembley, el Allianz Arena de Múnich, Anfield Road, el Parque de los Príncipes, el Santiago Bernabéu y cada uno de los mayores escenarios de este deporte, comienzan a ser, después de un pronunciado tiempo de incertidumbre, la razón para confiar en que el fútbol ha vuelto a tener el protagonismo de antaño. 
 
De todos nosotros, absolutamente de todos, dependerá ahora que esta felicidad no pase de ser un sueño para convertirse en aquella pesadilla que no queremos que se vuelva a repetir. Poco a poco los aficionados, que ansían animar a sus equipos, dan muestra de que la solidaridad siempre nos lleva a buen puerto. 
 
Confío, y deberemos confiar, en que así será, porque esto en mucho depende de nosotros. El Barça-Madrid y el Manchester United-Liverpool de este pasado fin de semana, o el PSG visitando el caos marsellés, han dado cuenta de ello aunque con un contrastado ambiente en las gradas. Gracias al fútbol, volver a creer en el regreso de la pasión y la alegría se ha hecho posible tras mucho tiempo a la sombra del temor.
 
TAMBIÉN TE PUEDEN INTERESAR:
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!