En París sueñan con que Messi vuelva a formar una sociedad junto a un uruguayo que les costará más de 100 millones.