La guerra entre la FIFA y Electronic Arts continúa y no parece que vaya a haber acuerdo entre las dos compañías.