No fue para nada un arranque con el pie derecho para el nuevo juego de fútbol que pretende competir con FIFA 22.