El Mundial podría quedar huérfano de estrellas cuyas selecciones aún están lejos de asegurarse la clasificación.