La historia del Ingeniero Santillán es única y no se perdió el Clásico Tapatío, junto a un Rojinegro que conoce desde hace más de 70 años.