El pelotero mexicano se tomó su tiempo para relajarse, disfrutar de la naturaleza, probar suerte y hasta aprender sobre una nueva religión. ¡Disfruta este nuevo recorrido!