Además de la magia de Messi, la "Albiceleste" contó con la ayuda del "Brujo Manuel", un personaje que cambió la mística en el último partido de la eliminatoria.