Mientras los peruanos están entre el optimismo y la ansiedad, el portero peruano opta por calmar las aguas y llamar a la serenidad. ¿Es suficiente?