Varios son los culpables de la debacle del fútbol estadounidense, comenzando por Jürgen Klinsmann, malas decisiones en convocatorias hasta un bajo rendimiento de futbolistas, Rumbo al Mundial Rusia 2018.