Bono, cantante y líder de U2, no pudo resistirse ante la magia que llevó a Messi a meter a Argentina en el Mundial. Primero la selección y luego su música.