El Mesías blanquirrojo promete milagros mundialistas y hasta le mandó un mensaje a Putín en Rusia. ¡Palabra del señor!